Guia de cuidados

Por sus propiedades de origen animal, además de hipoalérgica y transpirable, la seda  es un regulador natural de la temperatura de nuestro cuerpo, manteniendo  el calor en invierno y el frescor en verano. Tiene propiedades muy resistentes a los ácaros y a las bacterias, no produce olores ni absorbe el polvo. Por lo tanto, para las persones con pieles sensibles, secas o que se irritan con facilidad o incluso alérgicos a los tejidos sintéticos, los productos elaborados con seda natural son los más recomendables para su salud.

· Lavar a mano con agua fría y detergente especial para seda. Los detergentes no especializados a menudo contienen productos químicos agresivos que pueden dañar el color de la seda. No lavar a máquina.

· Para secar la seda no se debe escurrir, ni retorcer, ni usar secadora. No secar al sol.Un buen método para secarla es escurrirla entre dos · toallas, dejándola secar al aire horizontalmente o colgada de una percha.

· La seda se plancha mejor estando aun ligeramente húmeda. Debe plancharse a temperatura baja o media, sin presionar demasiado y durante tiempo no muy prolongado

· Recomendamos limpieza en seco.